Skip to content

Equo alarma sobre los datos de Melilla en el último informe de la UNICEF

Según el último informe de UNICEF sobre el impacto de la crisis en la infancia en España, Melilla se sitúa en el vergonzante puesto número tres con una tasa de pobreza infantil del 43%, muy por encima de la media española.
Estos datos, como todos sabemos, esconden unas realidades que afectan a quienes las sufren, en este caso los niños y niñas, las madres y padres que se ven impotentes al ver su incierto porvenir.
La mayor parte de los datos de este informe son hasta el período 2010, así que sólo podemos esperar un empeoramiento de la situación en los próximos informes debido al agravamiento de la crisis, a la importante profundización de la política de recortes del gobierno de Rajoy, y a la insuficiente y lenta respuesta por parte de la Administración local.
Para Equo, el informe de UNICEF sobre la infancia en España es un recordatorio estremecedor de las consecuencias sobre la infancia de la actual crisis. La lectura de estos datos invita a decir ¡BASTA!, a plantar cara a una situación de unas políticas que sólo nos traerán más miseria y más injusticia.
Desde Equo Melilla, queremos recordar que es obligación de los poderes públicos garantizar de modo efectivo los derechos fundamentales a todas las personas. Entre esos derechos se incluye tener una vida digna, lo cual requiere contar con ingresos, casa, alimentos y unos servicios suficientes y de calidad, gestionados desde los diversos Centros de Servicios Sociales con los que cuenta la ciudad.
Los recién aprobados presupuestos generales de la ciudad no solo no ayudan a combatir el alarmante problema de la pobreza y el paro en Melilla, sino que la agravan. La inmensa fortuna que maneja nuestra Administración, entre fondos propios, estatales y europeos no sirven para combatir la pobreza y el paro, y la política de inversiones se conducen a dar beneficios a ciertas empresas que interesan a nuestros políticos. Es indecente incluir en esos presupuestos proyectos como el cubrimiento del Río de Oro de 7 millones de euros para, y en teoría, que no hayan mosquitos, o la carretera del polvorín al Poblado de Cabrerizas, proyecto también millonario que no servirá para mejorar nuestras condiciones de vida. Partidas como la de turismo, cuyos gastos superarán con creces a los ingresos, celebraciones fastuosas como la semana náutica y el gasto en el numeroso elenco de políticos y personal de confianza cierran un círculo de malgasto que podría estar orientado a favorecer políticas que generen empleo y reduzcan la pobreza, especialmente infantil, y salgamos de los últimos lugares en las estadísticas de paro y pobreza.